Los desafíos de la Refrigeración en Supermercados

Una energía eléctrica más cara y la restricción del uso del R22 abren el camino a las soluciones más eficientes

— viernes, 14 de octubre de 2016 De DANFOSS

Con más de 84 000 tiendas de más de mil empresas, el sector de las cadenas de supermercados se responsabiliza por 5,6% del PIB y prevé una suba de 2% en las ventas reales en 2015, según los datos más recientes de la Asociación Brasileña de Supermercados (ABRAS). Con cada vez más enfoque en el control de costos, el segmento ha invertido en soluciones energéticamente eficientes, en vista de que el aumento del costo de la energía eléctrica afecta los costos de operación de las tiendas.

El primer día de 2015 se empezó a cobrar con el sistema de banderas tarifarias, que implica un cobro extra en la tarifa de energía eléctrica. La acción se adoptó debido al aumento del uso de las centrales termoeléctricas, pues las hidroeléctricas poseen un bajo nivel de agua en los reservatorios. De esta manera, la expectativa para 2015 es un aumento significativo en las tarifas, mucho más que los ajustes de los últimos años. ABRAS informa que el costo de energía representa alrededor de 1,5% de la facturación de los supermercados y podrá subir a 1,7% en 2015.

Los sistemas de refrigeración responden por una gran parte del consumo de energía en el sector minorista y por eso la automatización se ha empleado como una de las soluciones para reducir el consumo a corto plazo. Lucas Riga, ingeniero mecánico y consultor para proyectos de refrigeración en supermercados para todo el país, recuerda que la inversión del segmento en eficiencia energética empezó con la adopción de componentes electrónicos de control. A continuación, las redes comenzaron a utilizar conversores de frecuencia para control de rotación de los compresores, además de las válvulas de expansión electrónica y los mismos administradores electrónicos de los sistemas de refrigeración. Marcellus Cerchiai, gerente de ingeniería de Walmart Brasil, comenta que la red espera reducir al menos 12% del consumo de energía por metro cuadrado hasta 2020 con la revisión de todo el sistema de refrigeración y la implantación de nuevos aparatos de aire acondicionado en las tiendas.

Otra medida tomada en el sector minorista para ahorrar energía eléctrica ha sido la implantación de puertas en las góndolas, tanto en las islas de congelados como en las góndolas de fríos, lácteos, carnes e incluso frutas y verduras.  “Sin puertas dichas áreas consumen más de 40% del total de energía de la tienda”, agrega Cerchiai. Para reducir el consumo y garantizar un uso más eficiente, parte de las metas de Walmart Brasil es la instalación de puertas con iluminación LED en los refrigeradores, lo que representa un gran ahorro de energía. “Por medio del cierre de las góndolas de refrigerados ya contamos con una reducción del consumo de energía en la tienda de alrededor de 8%". Además de esto, Walmart Brasil ha adoptado compresores con control de capacidad, válvulas de expansión electrónica y motores electrónicos.

Carrefour también ha reducido el consumo de energía eléctrica al invertir en mantenimiento preventivo y el uso correcto de los sistemas de aire acondicionado y refrigeración. Tan solo esta iniciativa ya fue responsable por la reducción del consumo total de la energía de la empresa en aproximadamente 2%, entre enero y noviembre de 2014. También en 2014, se creó una Comisión Interna de Conservación de Energía para concientizar a los equipos de toda las unidades de la red sobre el uso racional de la energía eléctrica.

Otro ejemplo es la Coop, que revitalizó su unidad en Diadema. La reforma, que incluye tanto retrofit como ampliación del área de ventas, contempla prioritariamente las áreas de cámaras frías y preparación de perecederos, ampliada en 300 m², a fin de que pueda albergar equipos modernos de refrigeración, transporte y conservación de productos. La expectativa es que el ahorro de energía llegue a 12% con la introducción de un conjunto de controladores para la automatización de los sistemas de refrigeración y aire acondicionado de la tienda, como los racks de refrigeración, los condensadores, las cámaras frías, las góndolas refrigeradoras y las áreas de preparación. A pesar de que algunas redes invierten en automatización, aún hay mucho por hacer. Riga explica que en torno al 80% de los supermercados hoy todavía cuentan con instalaciones que consumen mucha energía. “Muchas personas crean nuevas tiendas y optan por soluciones financieramente más atractivas. De este modo, terminan usando equipamientos y componentes que no son eficientes. El gran desafío es poner en la cabeza de los minoristas que las nuevas tiendas deben contar con tecnologías eficientes, además de la importancia de hacer el retrofit de las tiendas ya existentes.”

Además de disminuir el consumo de energía, otro desafío que el sector encara es el control de emisiones de gases perjudiciales al medio ambiente. Algunos de estos gases se eliminan a través de acuerdos internacionales, con el objetivo de promover el consumo de fluidos refrigerantes más adecuados al medio ambiente. Un proceso en funcionamiento en Brasil es la eliminación de los hidroclorofluorcarbonos (HCFCs), conocidos como R22 y muy empleados por el sector de las cadenas de supermercado en los sistemas de refrigeración y de aire acondicionado.

Los tratados internacionales, como el Protocolo de Montreal, promueven la reducción del uso de HCFCs. El Programa Brasileño de Eliminación de Hidroclorofluorcarbonos se rige por las metas establecidas para eliminar el uso de los HCFCs hasta 2040. Se inicia con la reducción de 10% en 2015 y progresivamente en los años 2020, 2025 y 2030 (figura al lado). Siendo así, el sector ya ha revisado su aplicación y ha adoptado nuevos fluidos y equipos.

Paulo Neulaender, vicepresidente de Medio Ambiente de Abrava, indica que Brasil se encuentra cumpliendo su meta dentro del Protocolo de Montreal. "Los supermercados deben prepararse en los próximos cinco años para el cambio que tendremos a partir de 2020, cuando Brasil presentará un corte muy considerable en sus importaciones de HCFCs: 35%. En la práctica, significa una disminución de alrededor de 400 toneladas al mes para el abastecimiento nacional. Recodemos que los supermercados hoy son los mayores usuarios de R22 en sus mantenimientos.“

El sector minorista ha acompañado todo el proceso. “Hemos divulgado la necesidad de no instalar nuevas unidades con base en el R22. Y, con relación a las unidades existentes, el objetivo es mejorar el mantenimiento preventivo para la eliminación de derrames", dice Erlon Ortega, director de sostenibilidad de la Asociación Paulista de Supermercados (APAS). Walmart Brasil ha empleado un fluido secundario en reemplazo del fluido refrigerador R22 en sus sistemas de refrigeración, de acuerdo a Marcellus Cerchiai, gerente de ingeniería de Walmart Brasil.

Neulaender indica que el principal desafío de los supermercados será prepararse para las nuevas tecnologías en los siguientes años, a fin de adecuarse. “Lo importante en este momento es que el dueño de supermercado comience a aplicar y conocer estas nuevas tecnologías con fluidos naturales como el CO2 y el R290, además de los fluidos sintéticos, como los nuevos HFCs y los fluidos de retrofit.”

“Realidad en Europa, la tecnología para uso de CO2 se instala en más de 80 tiendas de Brasil y se expande a otros países de América del Sur, como Argentina, Colombia, Venezuela, donde ya hay instalaciones en régimen subcrítico, en presencia de un mejor desempeño energético", destaca Eduardo Drigo, coordinador de ventas de Danfoss.

 

Comuníquese socialmente Participe

¿Quiere socializar con nosotros?

Conózcanos y participe en la conversación